jueves , noviembre 15 2018
INICIO / VIRALES / Adoptó a un niño abandonado y que estaba a punto de morir. Quería que sintiera el amor de una familia

Adoptó a un niño abandonado y que estaba a punto de morir. Quería que sintiera el amor de una familia

Trabajar en un hospital pediátrico no debe ser para nada fácil, pues suelen haber niños que en lugar de estar llenos de vida, esperan en cama una milagrosa recuperación. Por eso Cori Salchert, una ex enfermera de bebés con enfermedades terminales, decidió cambiar la vida de varios pequeños que estaban en esa condición y además habían sido abandonados.

Así adoptó primero a una niña llamada Emmalyn, que vivió durante 50 días antes de morir en los brazos de su madre en 2012. Y tres años después adoptaron a Charlie, un bebé que nadie esperaba que viviera más de 3 años, sin embargo ha desafiado las expectativas médicas y ahora está por cumplir los 5 años.

Si bien Cori y su esposo Mark tienen 8 hijos biológicos, ambos desean lo mejor para los niños enfermos y abandonados, así que cuando se presenta la oportunidad de adoptarlos, ellos no lo dudan ni por un segundo.

Y precisamente eso ocurrió cuando conocieron a un chico de 13 años que había nacido con leucodistrofia, un trastorno genético que hace que el cerebro no se desarrolle adecuadamente.

Stacy Herr

En un principio la pareja se ofreció para cuidarlo como padres de crianza, pero dada su triste condición, luego decidieron adoptarlo.

“Me sentí triste al pensar que no era querido por sus muchas discapacidades físicas, así como su edad y tamaño, pero luego me di cuenta de que no era que no lo quisieran, sino que nos estaba esperando“, contó la enfermera.

Tamara Salchert
Stacy Herr

Así, en marzo de 2017, Samuel -como lo nombraron- fue llevado a Wisconsin y el mes pasado pudieron adoptarlo. Hicieron una gran fiesta en su honor y estuvo rodeado de familiares, amigos e incluso miembros de bomberos y de la policía local… por mucho tiempo, Samuel no dejaba de sonreír.

Stacy Herr

Y casi tres semanas después de la hermosa ceremonia, el chico falleció en la casa de los Salchert, rodeado del amor familiar que nunca tuvo.

“Mi mano descansaba sobre su corazón, y sentí que se detuvo… no hay nada bonito en ver morir a un niño. No fue una experiencia hermosa, pero pedí que para su muerte pudiera estar en casa con nuestra familia presente y no fuera caótico y lleno de procedimientos e intervenciones dolorosas” comentó su madre.

Cori Salchert

Por ahora, Cori pretende que la muerte de Samuel sirva para ayudar a otros niños en su situación, así que, como a su hijo le gustaban los osos de peluche y además los usaban para evitar que los músculos de su mano espástica se enroscaran demasiado, pidió que donen estos ositos al Departamento de Bomberos de Sheboygan, al servicio de ambulancia de la Cruz Naranja y al departamento de policía local para que los entreguen como “osos traumáticos” a niños en situación de crisis.

Mira también

La maltrataron tanto en un criadero que dejó de respirar cuando alguien se acercaba. Hoy es amada

El temor es algo común entre los perros que han sido abandonados a su suerte. …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.