miércoles , octubre 17 2018
INICIO / VIRALES / “Satanás se disfraza de ángel”: La poderosa carta del Papa Francisco contra los abusos infantiles

“Satanás se disfraza de ángel”: La poderosa carta del Papa Francisco contra los abusos infantiles

El Papa Francisco, como ya va siendo normal en él, expresó su gran vergüenza y arrepentimiento por los abusos sexuales -contra menores y adultos- cometidos por su clero, todo esto después que la Corte Suprema de Pensilvania, en los Estados Unidos hiciera público un informe que documentaba más de un millar de estos casos. En la carta, publicada este lunes, el pontífice dice que nunca se podrá pedir suficiente perdón y que es necesario reparar el daño causado, además de hacer un mea culpa por descuidar a las generaciones más pequeñas de religiosos. Además agregó que es necesario “generar una cultura capaz de evitar que estas situaciones no solo no se repitan, sino que no encuentren espacios para ser encubiertas y perpetuarse”.

Francisco en su carta se refiere explícitamente a los escándalos de pederastia en los que están implicado varios clérigos y personas cercanas a la Iglesia; dice que estos crímenes generan hordas de heridas, dolor e impotencia y no solo a las víctimas, sino que también a todo su entorno, sean religiosos o no.

“Como comunidad eclesial, asumimos que no supimos estar donde teníamos que estar, que no actuamos a tiempo reconociendo la magnitud y la gravedad del daño que se estaba causando en tantas vidas”.

AP

“El mismo Satanás se disfraza de ángel”

Pero el momento elegido para lanzar esta carta fue importante, ya que todo esto pasa después de la publicación de un informe que documenta 300 casos de abusos y atrocidades que unos sacerdotes le hicieron a seis de las ocho diócesis de Pensilvania. Se refiere en términos desgarradores a las víctimas, reconociendo su gran fuerza para seguir manifestando este problema a pesar de que los intentaron silenciar, ignorado y callado, además de dejar claro que muchas veces “el mismo Satanás se disfraza de ángel de luz (2 Co 11,14)”. Nunca se había visto a un Papa enfrentarse de esta manera a un problema tan conocido dentro de la Iglesia.

Ahora, mirando hacía el futuro, el Papa ha pedido directamente a los responsables eclesiásticos a que denuncien los posibles casos de abusos de los que tengan constancia, buscando generar un cambio en la comunidad católica actual:

La solidaridad nos exige, a su vez, denunciar todo aquello que ponga en peligro la integridad de cualquier persona. Solidaridad que reclama luchar contra todo tipo de corrupción, especialmente la espiritual. Mirando hacia el futuro nunca será poco todo lo que se haga para generar una cultura capaz de evitar que estas situaciones no solo no se repitan, sino que no encuentren espacios para ser encubiertas y perpetuarse”.

CNS

Al comienzo de su pontificado, Francisco comenzó una política de tolerancia cero contra los abusos sexuales que en el último tiempo se han hecho más conocidos en especial gracias a los casos de Australia o Chile. De hecho, tanto es así, que combatir la pederastia se está convirtiendo en uno de los mayores desafíos de su Papado, y -si todo resulta bien- podría ser su gran legado. Y si bien reconoce estar poniendo muchas energías en este trabajo, también acepta que la Iglesia se ha demorado en aplicar estas acciones y sanciones que son “tan necesarias”, como dice la carta.

30 años de abusos

Si bien la ya mencionada carta comienza hablando del informe del gran Jurado de Pensilvania, poco a poco va abarcando el problema a nivel mundial, dada la “magnitud y la gravedad de los acontecimientos” y aclara que aunque la mayoría de los casos son del pasado, pero son heridas que nunca desaparecen.

Esto último es importante, ya que el Papa se prepara para un viaje a Irlanda los días 25 y 26 de agosto, para participar en el Encuentro Mundial de las Familias, una importante cita que puede llegar a ser eclipsada por este escándalo y el recuerdo del año 2010, cuando la Iglesia irlandesa, afrontó el mayor caso de pederastia de la historia. Según un informe de ese tiempo, al menos 400 sacerdotes cometieron abusos contra 12.000 menores durante al menos 30 años. Fue la primera vez que un Papa -en ese tiempo era Benedicto XVI– se refería a estas polémicas diciendo que sentía “vergüenza”.

Por esto, es importante este viaje del Papa, en especial porque -en un país que es conocido mundialmente por su cultura católica-, en este último tiempo, sea por el motivo que sea, los fieles disminuyen a paso alarmante a cada momento.

Mira también

Estudios confirman que cuidar a los nietos ayuda a los abuelitos a vivir más y estresarse menos

La gran mayoría de las personas que se convierte en abuelos ha cuidado alguna vez a …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.