martes , noviembre 20 2018
INICIO / VIRALES / No podían dormir sin que su padre les cantara. Al escucharlo, uno a uno fueron cerrando los ojos

No podían dormir sin que su padre les cantara. Al escucharlo, uno a uno fueron cerrando los ojos

Cuando tienes bebés, la parte más difícil es lograr que duerman. Abren los ojos en plena madrugada, o comienzan a llorar tan temprano que se adelantan a cualquier despertador. Pero un hombre encontró la solución perfecta para sus cachorros, y al parecer se acostumbraron.

A algunos les funciona un buen cuento de hadas, a otros, contar ovejas. Pero esta camada de pequeños boxers necesita otra cosa: todas las noches, antes de dormir, quieren que su padre se acerque a arrullarlos.

Youtube

En un tierno registro publicado por Waggle TV se puede ver cómo estos perritos están bastante despiertos a la hora de dormir. Algunos se pararon en el borde de su caja-cama y otros daban vueltas en su interior. Algo les faltaba para poder conciliar el sueño y lo pedían con protestas y pequeños llantos.

Pero su dueño sabía exactamente qué era lo que les faltaba: una canción de cuna que él mismo les cantaría. Lo hacía todas las noches y los pequeños se habían acostumbrado tanto que no podían terminar el día sin ella. Así que comenzó a arrullarlos.

Youtube

Apenas los cinco perritos escucharon “Goodnight, sweetheart, goodnight”, uno a uno fueron acurrucándose y encontrando el mejor lugar para descansar. Uno de ellos intentó corear la canción con su padre, pero no duró mucho: sus ojos, al igual que los de sus hermanos, rápidamente se cerraron.

Cuando la canción todavía no había terminado, ya ninguno de los cachorros estaba despierto. El efecto de la voz de este hombre sobre sus pequeños boxers es increíble.

Youtube

“Si no lo hubiera visto, no lo creería”, dijo la mujer que grababa. Es que sencillamente es genial y, al parecer, tendremos que intentar esto con nuestros perritos.

Si quieres seguir el ejemplo de este hombre, mira el video a continuación:

 

Mira también

Llevaba una semana esperando a que su dueño regresara, pero no lo hizo. Una mujer lo miró y lo ayudó

Con lo que nunca deberíamos jugar es con la lealtad de nuestros perritos. Jamás. Porque si …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.