martes , noviembre 20 2018
INICIO / VIRALES / “Me quedaba en mi habitación sola y llorando”: Kendall estaba celosa de la popularidad de Kylie

“Me quedaba en mi habitación sola y llorando”: Kendall estaba celosa de la popularidad de Kylie

Kendall Jenner, a sus -recién cumplidos- 23 años, ya es una exitosa empresaria, estrella de televisión, la modelo mejor pagada del mundo -desde 2017, según Forbes- y una de las personas más conocidas del orbe. Sin embargo, la vida de Kendall no fue siempre así. Es más, en su adolescencia sufría por la falta de amigos, relegada al ostracismo y a la sombra de su hermana popular, Kylie. 

“Recuerdo que hubo una época, tanto en primaria como en la secundaria, en la que yo no tenía demasiados amigos. Muchos días me quedaba en mi habitación sola y llorando, porque Kylie era muy popular y tenía más amigos que yo”, confesó la socialité, en una entrevista en el programa Zaza World, de la emisora Apple Beats 1.

“No sabía qué hacer y me sentía muy triste. ¡Creo que me estoy emocionando y todo!”, añadió Jenner. “En esa época jamás pensé que acabaría teniendo tantos amigos como Kylie, y mírame ahora: ¡Mi vida es una locura! Es una locura, sí… Y no es que quiera hacer una competencia o me parezca tan relevante. No quiero que piensen que soy rara o vengativa”, reflexionó la modelo.

View this post on Instagram

you’re tiny and cute, ok?

A post shared by Kendall (@kendalljenner) on Oct 29, 2018 at 8:07am PDT

Hoy, más allá de las amistades, Kendall tiene 97,7 millones de seguidores en Instagram, aún un poco lejos de su “popular” hermana, quien acumula 118 millones de usuarios en su red, y récords como el de hace unos meses, en que una de sus fotografías -junto a su hijo Stormi- alcanzó el millón de likes en tan sólo 8 minutos. Ocho.

View this post on Instagram

A post shared by Kendall (@kendalljenner) on Sep 6, 2018 at 1:49pm PDT

No te amargues, quizás la fama aún no ha tocado tu puerta. 

Mira también

Llevaba una semana esperando a que su dueño regresara, pero no lo hizo. Una mujer lo miró y lo ayudó

Con lo que nunca deberíamos jugar es con la lealtad de nuestros perritos. Jamás. Porque si …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.