martes , diciembre 11 2018
INICIO / VIRALES / Hijo de granjero filipino soñaba con salir de la pobreza. Su gran esfuerzo hizo que Harvard lo becara

Hijo de granjero filipino soñaba con salir de la pobreza. Su gran esfuerzo hizo que Harvard lo becara

Muchos no creen que la perseverancia y el esfuerzo pueda dar grandes frutos, sin embargo cada vez aparecen más y más historias que así lo demuestran. Romnick Blanco, un hijo de granjero que toda su infancia vivió en la pobreza, es el protagonista de una de ellas.

Cuando pensaba que estaba destinado a ser pobre, el niño que vivía en una pequeña comunidad al norte de Sierra Madre en Filipinas, comenzó a soñar con una vida mejor. Sin embargo, como era muy difícil cambiar su destino, se concentraba en imaginar cómo sería tener más dinero y rezaba para lograrlo.

Era el séptimo de los nueve hijos de un agricultor y solo había desesperanza, pobreza y desesperación en su entorno más cercano y solo quería escapar de allí. Así que a medida que fue creciendo, se dio cuenta que la única forma de superar su triste situación era actuando.

Facebook @News5 Features

Se esforzó día y noche por rendir bien en la escuela, a la que llegaba luego de caminar largos kilómetros de tierra y cruzar un peligroso un río. Incluso asistía a estudiar los días sábados, todo en un intento por mejorar y sentir que la educación era la única forma de obtener una vida mejor.

Facebook @News5 Features
Facebook @News5 Features

Y así fue.

Para fortuna de Romnick, una organización que se dedica a transformar vidas sumidas en el analfabetismo y la pobreza a través de la agricultura orgánica, había llegado a su comunidad para quedarse. Green Earth Heritage Foundation recibió durante el 2009 una subvención de más de 100 hectáreas para trabajar en su misión de “preservar el medio ambiente, adherirse a prácticas agrícolas sólidas y sostenibles y ayudar a aliviar la pobreza a través de los medios de vida, la educación y el desarrollo comunitario“.

En 2011, Romnick se convirtió en un niño apadrinado de la fundación y allí comenzó a aprovechar todas las oportunidades que le aparecían. Recibía un subsidio mensual para ayudar con los costos complementarios de la educación en su escuela pública, además tenía acceso gratuito a clases de inglés y de computación en el centro de aprendizaje de la fundación… y claramente comenzó a esforzarse tanto, que luego de un tiempo demostró estar muy comprometido y dominar el inglés.

A modo de premio por su responsabilidad, la fundación le otorgó una beca de cinco años en la escuela secundaria internacional más antigua del país, la Escuela Internacional de Manila, desde donde se graduó en 2017.

Facebook @News5 Features

Lo que vino después… fue un sueño más hecho realidad. Rom, como lo llaman sus amigos, fue aceptado y becado más tarde por tres prestigiosas universidades, pero el optó por elegir la más reconocida: Harvard.

Facebook @News5 Features

Pero de acuerdo a sus palabras, y alentado por su nueva casa de estudios, primero se tomará un año sabático y luego comenzará las clases de economía, estudios ambientales, matemáticas o historia.

Esto, porque por un lado la universidad ha observado muchos beneficios en aquellos alumnos que han tomado esa opción, y por otro, porque Romnick planea aprender en esos 12 meses habilidades prácticas para la vida, tales como aprender a cocinar, conducir y tocar guitarra. Además quiere viajar por Filipinas y enseñar teatro a los niños de su comunidad.

“Esta bendición asombrosa que he recibido será vista por muchos como un logro, pero siendo muy honesto, creo sinceramente que lo que me pasó no fue nada menos que un milagro“, dijo el chico.

Mira también

Papa Noel se sienta junto a niño ciego y autista y deja que toque su traje. Él solo quería conocerlo

Misty Wolf, llevó a su hijo Matthew, de tan solo 6 años a un centro …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.