domingo , febrero 17 2019
INICIO / VIRALES / Cambiaron condones por celulares: indignación por millenials que usan app como método anticonceptivo

Cambiaron condones por celulares: indignación por millenials que usan app como método anticonceptivo

Los tiempos cambian, y con ellos, corre al mismo paso (si es que no uno aún más veloz) el avance en los métodos tecnológicos y medicinales. Por supuesto, no siempre están exentos de las críticas. El progreso, para algunas personas, no necesariamente implica la llegada de tiempos mejores, sobre todo cuando estas decisiones corren de la mano de ciertas instituciones que no consultan antes a los usuarios de los métodos.

Ahora, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) está en el ojo del huracán de las críticas. Hace apenas algunos días, anunció que un nuevo método anticonceptivo había sido aprobado por ellos: uno llamado Natural Cycles, y no se trata nada menos que de una aplicación de celulares sueca que, según indican, es la nueva panacea para prevenir el embarazo.

Alexander Crispin

Esto es un hecho histórico. Jamás en la historia de la búsqueda de los anticonceptivos se había aprobado un método que no tuviera un efecto directo sobre el cuerpo. Ahora, los expertos aseguran que podría ser la época de una nueva industria pensada únicamente a partir de las máquinas y la tecnología digital. La llaman “femtech”, y a pesar de ser una industria emergente, en los últimos 3 años ha logrado recaudar nada menos que mil millones de dólares, de la mano de populares aplicaciones como Clue, Glow, Period Tracker, Kindara y Eve.

El método de las aplicaciones es bastante sencillo: en realidad, ofrecen calendarios en los que se detalla la fertilidad y los períodos menstruales, buscando así, ciertas “ventanas” o períodos en los que la posibilidad de la maternidad disminuye al mínimo, basándose en la ovulación. Estas aplicaciones también están optimizadas para dar notificaciones automáticas para tomar cualquier tipo de medicamentos (entre ellos, si se quiere, están las pastillas anticonceptivas). Sin embargo, y a pesar de haber sido aprobado por la FDA, los más reticentes y dudosos del método han llamado a evitarlo y denunciarlo, pues se ha sabido de casos en donde, a pesar de seguir a cabalidad todas las reglas de las aplicaciones, algunas mujeres se han embarazado.

A pesar de que han habido barrigas que comienzan a crecer a pesar de descargar estas aplicaciones, al mercado parece importarle bastante poco. Ya se dijo que en los últimos 3 años se han ganado mil millones de dólares, y se espera que eso siga creciendo y creciendo. Según los pronósticos que entrega el mercado, se calcula que en menos de una década, este mercado completo tendrá unos 50 mil millones de dólares.

Facebook/Natural Cycles

Por supuesto, el mercado no se genera a base del reconocimiento único del público. Natural Cycles cuesta casi 80 dólares al año, y entre sus bienes, incluye un termómetro basal para que las mujeres midan su temperatura al momento de despertarse.

Una de las dudas más grandes que ha despertado la aprobación del FDA, es el correcto funcionamiento de estos métodos: ¿cómo sabemos qué tan efectivos van a ser? ¿Pagar 80 dólares para que el teléfono y un termómetro hablen sobre el momento seguro para mantener relaciones? A simple vista el “no” es la respuesta más clara, sin embargo, según la compañía, Natural Cycles tiene casi un millón de usuarios a lo largo de mundo, y sus creadores, un matrimonio sueco, asegura que ha sido increíblemente bien recibido, sobre todo de parte de mujeres cuyos credos religiosos no les permiten utilizar otros tipos de anticonceptivos. En un principio, para probar su eficacia, se probó reuniendo a 15.500 mujeres que probaron el método durante ocho meses. Los resultados fueron un éxito rotundo: menos de un 2% de todas las que siguieron a cabalidad todas las reglas, quedaron embarazadas. Esto, contra un un 9% de usuarias de pastillas anticonceptivas que sí quedan embarazadas, y un 18% de usuarias del condón.

Pixabay

Parece ser que hasta aquí todo anda bien, ¿no?, incluso desde lo económico: desembolsar 80 dólares al año en contra de las enormes sumas que van acumulando mes a mes pastillas, condones y otros dispositivos hace que, al menos, la gente quiera pensarlo. Sin embargo, no hay que obviar algo: todos estos números han venido siempre desde la misma empresa.

Poco antes de que la aplicación fuese aprobada en Estados Unidos, la Advertising Standards Authority, una organización del Reino Unido que trabaja investigando y regulando publicidades engañosas, se decidió a investigar a la aplicación sueca, motivada por estas cifras que parecía que nadie más que ellos mismos avalaban. Esto, después de enterarse que algunas mujeres que utilizaban Natural Cycles en 2017, habrían quedado embarazadas.

Pixabay

Junto con la Advertising Standards Authority, miembros de la Agencia de Productos Médicos de Suecia se decidieron a investigarla también. Tenían una interesante lista de usuarias que comenzaban a querellarse contra la empresa: según sus reportes, 37 mujeres que utilizaban esta aplicación quedaron embarazadas y debieron hacerse abortos.

Cuando Natural Cycles tuvo sobre ellos al Estado mismo en dos de sus facciones, lo tomó todo con calma, y solo aseguró que esa cantidad de embarazos iban muy de acuerdo a la cantidad de fallas esperables que podrían haber.

Desgraciadamente para la empresa, las dudas de estas organizaciones no son lo único con lo que han tenido que cargar: la Asociación de Planificación Familiar de Reino Unido y la comunidad científica estadounidense también tienen dudas muy serias sobre lo que este producto podría significar si realmente llegase a entrar de lleno en la vida sexual de la población femenina. Mientras que la Asociación de Plan Familiar se decidió a hablar con el medio británico The Guardian, asegurando que es peligroso que usen la palabra “certificado” por sugerir que hay evidencia que viene desde fuera de la empresa, cosa que no es así; en Estados Unidos, la profesora Lauren Streicher, una profesora de obstetricia y ginecología, dijo al sitio The Vox que esto es inaudito: ella dice que es problemática en muchos niveles. En palabras de la propia Streicher: “Esto no es ciencia; esto es una locura. Ya hemos desarrollado métodos anticonceptivos buenos, seguros y confiables que están disponibles para nosotros. Esta aplicación está llevando a las mujeres completamente atrás en el tiempo”.

Pixabay

Pero esta profesora no es la única que está decidida a condenar a Natural Cycles, Laura Maclsaac, una profesora asociada de obstetricia de Nueva York, llegó hasta el Washington Post para alertar a la población femenina: aseguró que estos métodos suelen fallar, y que sus formas de uso no siempre coinciden con las dinámicas cotidianas de las mujeres.

Ahora, parece ser que henos llegado a una especie de punto muerto en los avances del control de natalidad: la tecnología ya no es suficiente, hay que hacer lo posible porque esta no nos encandile y, engañados, nos lleve a décadas (tal vez siglos) anteriores.

Mira también

Creó utensilios de aguacate que se degradan en 240 días. La guerra al plástico ya está declarada

La guerra al plástico ya es un hecho. Últimamente existe una tendencia mundial por eliminar …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.