martes , noviembre 20 2018
INICIO / VIRALES / “Bondadoso” gurú marcaba a seguidoras como ganado. Su conexión con México es un llamado de alerta

“Bondadoso” gurú marcaba a seguidoras como ganado. Su conexión con México es un llamado de alerta

Matemático, líder espiritual, economista prometedor, y abusador empedernido. Esos conceptos podrían definir a Keith Raniere, el líder del grupo Nxivm (pronunciado como Nexium), un culto considerado una escuela de negocios durante sus primeros años. En ella, le enseñaba a sus alumnos cómo ser exitosos. Con supuestas técnicas financieras, autoconfianza, y otros pequeños secretos que solo él podría haber manejado, Raniere comenzó a construir un imperio que se elevaba silenciosamente sobre nuestras cabezas.

Youtube/Keith Raniere Conversations

El ESP

Todo comenzó hace, exactamente, 20 años. Era 1998, y Raniere (hoy de 57 años) decidió fundar una empresa llamada Executive Success Program (abreviado como ESP). La imagen corporativa decía a sus clientes, y a quienes tuviesen el ánimo de unirse, que su objetivo era organizar talleres para sacar adelante el potencial humano de sus participantes. Cuando ESP llevaba poco tiempo existiendo, Raniere creó Nxivum en paralelo. Su sede principal estaba en Albany, Nueva York, pero con los años, logró echar raíces en todo Norteamérica, e incluso llegó a algunos países sudamericanos. 

Imagen publicitaria del ESP

Sin embargo, y a pesar de la existencia prematura de Nxivum, los programas clandestinos de esta última se seguían llevando a cabo a partir del ESP. Sus talleres tenían un formato viejo y revisitado (aunque tal vez novedoso para los ’90): era un “multinivel”, ahora conocido como “estafa piramidal”. Todos los participantes (que en el lenguaje del Nxivum eran llamados “espians”), pagaban sumas altísimas por ser parte del programa. Lo único que obtenían junto con la membresía, era un manual que combinaba la filosofía de la escritora Ayn Rand, con conceptos básicos de psicología. Según un reporte emitido el 2011, un curso de 160 horas tenía un valor de 7.500 dólares. Pero en esa etapa, la gente apenas comenzaba a gastar. Mediante propuestas y tentativas, los participantes eran convencidos de invertir más dinero. Para que nada saliera de la institución, todos firmaban contratos de confidencialidad. El programa encontraba su propio sustento en las nuevas víctimas. Cada vez que uno trajera un nuevo recluta, había más posibilidades de ascender en la jerarquía de ESP.

En poco tiempo, el programa explotó de reconocimiento. Más de 16.000 personas habían adherido. Se asoció con la exclusividad y el estatus. Tanto así que, en México, Emiliano Salinas Occelli (hijo del expresidente Carlos Salinas de Gortari), llegó a ser copropietario de la filial mexicana de ESP.

La creación de un imperio

Según las autoridades que se dieron a la búsqueda de Raniere, lo que más los inquietaba era cómo estaba llevando su organización en los Estados Unidos. Según estas, el líder del culto creó en 2015 un grupo dentro de la organización. Este contenía a algunos de los miembros más selectos. Fue nombrado DOS, una sigla para Dominant Over Submissive (dominante sobre sumiso), y funcionaba con un sistema que posicionaba a mujeres con el rango de “esclavas” bajo amos. Si las mujeres tenían interés de salir de esa categoría, ellas mismas debían reclutar a nuevas miembros para que tomasen sus puestos. Entonces, las antiguas podrían pasar a ser amas. De acuerdo al testimonio de las víctimas denunciantes, Raniere era el único miembro que se encontraba en el tope de la pirámide. Debajo de él, habían cerca de 50 mujeres.

Executive Success Programs

Para ser parte de DOS, era necesario entregarle información personal valiosa a la organización. Más que un ejercicio económico, era uno de lealtad: información comprometedora sobre amigos o familiares, datos de cuentas bancarias, fotografías de sí mismos desnudos. Lo que fuese. De esa manera, la secta comenzaba a apoderarse lentamente de los aspectos más personales de la vida de sus miembros. Una vez que DOS lo tenía todo a su disposición, sus integrantes eran amenazados con revelar la existencia de sus datos más valiosos si intentaban dejar la organización.

Se destapa un fraude

El año pasado, un reportaje del New York Times reveló que las mujeres en calidad de esclavas al interior DOS, también eran obligadas a tener sexo con Raniere, y él hacía que, además, obtuvieran una marca de por vida en sus cuerpos. Según el Departamento de Justicia de los Estados Unidos: 

“Muchas esclavas eran marcadas en la zona pélvica utilizando una pluma cauterizadora con un símbolo que contenía las iniciales de Raniere”.

La encargada de realizar las marcas era una osteópata. Todo se hacía en una ceremonia cuidadosamente organizada. Las esclavas debían desnudarse por completo, y DOS llevaba un registro en vídeo de todo el proceso. William Sweeney, un agente neoyorkino que dirigió la investigación para atrapar a Raniere, aseguró que:

“Estos serios crímenes contra la humanidad no son solo espantosos si no también desconcertantes”.

Atrapado en México

Afortunadamente, la carrera delictual de Raniere llegó a su fin. Bajo los cargos de trata de blancas y asociación delictuosa para trabajos forzados, el líder del oscuro grupo fue deportado a los Estados Unidos el domingo recién pasado. Se encontraba en México. Disfrutaba de una estadía en una lujosa villa a las afueras de Puerto Vallarta (en el estado de Jalisco). Ahora, deberá pagar, y su condena mínima es de 15 años.

Facebook/Keith Raniere

Mientras que la principal sede de ESP aún no emite un comunicado oficial por el arresto de Raniere, ESP México asegura en su página oficial que todas sus operaciones han sido legales. En un breve comunicado, la organización asegura tener depositada su confianza en que las autoridades norteamericanas absolverán a su fundador de los cargos. 

Aseguran, también, tener los argumentos necesarios para demostrar que las acusaciones en contra de su líder carecen de fundamentos sólidos.

 

Mira también

Llevaba una semana esperando a que su dueño regresara, pero no lo hizo. Una mujer lo miró y lo ayudó

Con lo que nunca deberíamos jugar es con la lealtad de nuestros perritos. Jamás. Porque si …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.